El nacimiento de las nuevas arquitecturas

Desde el principio de los años '90, a través de investigaciones y trabajos reflejados en numerosas publicaciones especializadas, se comenzó a vislumbrar la posibilidad de realizar diseños de sistemas que eliminaran el factor de acoplamiento y permitieran el reuso de los códigos dentro de ellos. De esos trabajos surgieron soluciones parciales, como la programación por objetos, la arquitectura en capas funcionales y otros avances tecnológicos.

No obstante, fue necesario un cambio en la visión de la arquitectura para poder lograr en plenitud el objetivo buscado. La visión pasó de las aplicaciones u operatorias hacia los procesos del negocio. Este paso conceptual fue determinante en el nacimiento y trascendencia de estas nuevas arquitecturas. Los primeros intentos prácticos de implementación se llevaron a cabo entre 1994 y 1995, iniciándose sus fases de pilotos experimentales en producción entre los años 1996 y 1997.

Esta nueva visión arquitectónica y por asimilación con los servicios WEB -puestos de moda por ese entonces- fue denominada como SOA (Service Oriented Architecture), aún cuando en realidad sólo existe una baja relación con los WEB services. Conceptualmente, SOA posee una trascendencia y un impacto arquitectónico no comparable.



Ver también:

El cambio de visión: desacoplamiento y reusabilidad

La administración de los procesos (BPM) y la orquestación